Cuando un escritor construye una novela, siempre es optimista con su obra. Es decir, enfoca todo su talento para que sus páginas reflejen la convicción que tiene sobre sus ideas, logrando dominar un estilo con el que se siente seguro e intentando a toda costa profundizar en las temáticas para elaborar una obra singular e inteligente.

Seguir leyendo