Ernest Hemingway, quien fue Premio Nobel de Literatura en 1954, fue reconocido por manejar un estilo de escritura bastante sencillo, conciso y directo. Un estilo bastante sencillo de leer, que no se estancaba en frases poéticas o líneas complejas de asimilar. En ese sentido fue bastante flexible.

Seguir leyendo