Ser un escritor es iniciar una carrera realmente emocionante. Todo autor novel sabe los grandes sentimientos que implica el concluir un libro y el magnífico deseo de que este aparezca en una estantería algún día.

Se trata de un destino en el cual el escritor siente viva su profesión, independiente si debe realizar otros trabajos para seguir empeñado en su vocación. Un escritor novel sabe muy bien que su carrera es un proyecto a largo plazo, pero que debe ir construyendo con pequeñas decisiones como lo es la edición de libros y publicarlos.

Por eso el proceso de ser un escritor exige también ciertos esfuerzos, algunos de ellos económicos. Cuando el escritor argentino Jorge Luis Borges iniciaba su carrera, solía imprimir sus poemas y cuentos en pequeños folletos, los cuales después debía ir a depositar en los abrigos de sus compañeros, justo cuando los dejaban en los percheros de la oficina.

Ese es el mismo trabajo que debe iniciar un escritor novel que ya ha pasado por el proceso de edición de libros.

Invertir un presupuesto

Labrarse un destino como escritor en estos días requiere mucho más que estar esperando que te respondan de la agencia o editorial a la que enviaste tu manuscrito. Ten por seguro que si te quedas anclado en la silla de escritorio, a la espera del correo electrónico de respuesta, pues envejecerás sin cumplir tu sueño.

Hay que buscar otras alternativas. Y así como un árbol necesita de agua, empieza ahorrar para que tu sueño tenga viabilidad. Establece un presupuesto para la publicar tu libro de manera independiente. Y empieza a ser tu mismo dueño de tu destino y capitán de tu sueño.

Asesorarse que decisiones tomar

Pero claro, este presupuesto tienes que saber manejarlo. No se trata simplemente de mandar a imprimir cincuenta libros si estos están llenos de errores o si la calidad de la portada no cumple con todas las expectativas para captar la atención del lector.

Por suerte, gracias al Internet podrás encontrar a más de un profesional que te ayude en todo ese proceso que implica la edición de libros. Publicar tu libro debe contar con la mejor asesoría para que puedas ser un escritor de alta calidad, teniendo como respaldo la financiación que le estás dando a tu sueño.

Utilizar los medios a nuestro alcance

Mientras tanto, sigue aprovechando la recursividad de Internet. Ser escritor hoy en día es mucho más fácil contando con tantos medios como las redes sociales. Igual que un YouTuber o un cantante, aprovecha las redes para crear tus páginas oficiales y empezar a publicar contenidos que sean cautivantes para tus lectores.

Interactúa con tus lectores, expone tu obra y haz que sus contenidos sean lo suficientemente provocadores para que accedan a comprar tu obra y popularizarlo como un libro de culto.

Participar activamente en grupos de literatura

En el proceso de ser un escritor, otra de las facetas muy importantes a tener presentes es la de rodearte de otros escritores y artistas. Atrévete a crear tu propia comunidad donde puedan compartir sus aficiones y sus progresos en el oficio.

Sumérgete en este mundo y busca los caminos acertados para estar en contacto con grupos de literatura, de este modo vas a formarte un criterio mucho más avanzado de lo que implica ser un escritor, lo que te va apartado de la condición de ser un “novel”.

Estos círculos conformados por escritores y artistas son los lugares ideales para que tu libro empiece a leerse. No te extrañara después que tu esfuerzo por auto publicarte sea recompensado cuando tu libro llegue a manos de algún editor o agente literario que se mueva fuertemente en el medio.

Confía en tus posibilidades

No va a ser fácil. Y esto se debe a que las mejores cosas de la vida toman tiempo, exigen esfuerzo, para que al verlas concretadas seamos conscientes de lo valioso que fue el tomar esa decisión. Disfruta del proceso y ten fe de que tu sueño se completara.

Mientras tanto, sigue firme en la edición de libros tuyos y atrévete a publicar tu libro bajo tus propios recursos. Recuerda siempre que estás financiando tu destino, no se trata de un gasto, sino de punto de apoyo con el cual estás dándole respaldo a tu sueño.