La inspiradora belleza de algunos lugares recuerda que el arte de escribir un libro no solo se trata de expresar lo que se piensa, sino también lo que se siente. Por eso desde Fussion Editorial te contaremos sobre las ciudades más místicas para escribir un libro.

Todo escritor tiene un rincón en el que se dedica a plasmar sus pensamientos e ideas, pero hay sitios cargados de mucho misterio y energía que sirven de inspiración para escribir un libro.

En estas ciudades puedes ir a pensar, escribir o simplemente darte el respiro que necesitas para dejar que llegue ese toque de luz que pueda estar haciéndole falta a tu mente. Te hacemos un recorrido por las ciudades más maravillosas para ir a reflexionar y quien sabe, si escribir un fantástico “best seller”. Empieza la aventura en las siguientes ciudades:

Jerusalén, Israel

Jerusalen

Conocida como “tierra santa” esta ciudad permite vivir diferentes experiencias sagradas en lugares que albergan la esencia de tres religiones: cristiana, musulmana y judía, ya podéis ir teniendo una idea de lo mística que es.

Jerusalén esconde los misterios de varias civilizaciones que desaparecieron y fueron sepultadas -literalmente- por el paso de nuevas culturas que erigieron sus propios escenarios. Esta combinación tan densa de varios mundos invita a hacer un paseo espiritual por esta ciudad antigua y dejarte llevar por sus maravillas.

Estambul, Turquía

Estambul

Esta encantadora ciudad tiene la particularidad de pertenecer a dos continentes al mismo tiempo. Dividida en dos entre Europa y Asia, la capital de Turquía posee una mezcla de culturas y creencias muy interesante por el paso del imperio romano, bizantino y otomano, que formaron parte de ella durante la época prehistórica.

Entre las mezquitas, iglesias y museos que conforman la parte vieja de la ciudad; y los mercados, plazas y bulliciosos bares de la Estambul más moderna, cada uno de sus rincones está lleno de misticismo, milenios de historia y tradición.

Benarés, India

Benarés

Está entre las siete ciudades más sacras para el hinduismo, y es la más sagrada de la India, con una gran cantidad de templos, residencias y edificios erigidos a orillas del río Ganges.

Con alrededor de cuatro mil años de antigüedad, Benarés la “Ciudad Santa de la India” es el principal centro de peregrinación de los hinduistas para rendir tributo a divinidades como Brahmá y Shivá.

Varanasi, nombre con el cual también es conocida esta ciudad mística, oficia una de las prácticas más sobrecogedoras del mundo. Se trata de las ceremonias de culto en algunos ghats: escalones de piedra que conducen al Ganges, donde los creyentes llegan a darse baños purificadores o celebrar ritos fúnebres para lavar con agua sagrada los restos -a veces intactos- de sus muertos.

Cuzco, Perú

cuzco

Considerada como la “capital histórica” de ese país, Cuzco tiene como principal atracción el Santuario Histórico de Machu Picchu, la ciudadela de piedra reconocida mundialmente por ser una enigmática obra arqueológica y el lugar que alberga todos los secretos del misterioso imperio inca.

Esta ciudad mística está repleta de casas coloniales, monumentos y templos históricos que preservan todo el legado arquitectónico de los hijos del sol, brindándoles a sus visitantes una experiencia mágica en medio de los bellos paisajes de los Andes peruanos. Fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Lhasa, China

lhasa

La esencia de la cultura tibetana se esconde entre las montañas del Himalaya. El nombre de esta ciudad significa “lugar de los dioses” y es una tierra budista con más de mil años de historia a la que se puede ir a caminar, meditar o hacer turismo en medio de los espectaculares espacios naturales de este lugar sagrado conocido como “la cima del mundo” por ser una de las ciudades más altas del planeta.

El impresionante color azul intenso que adorna el cielo de Lhasa invita a conocer sus palacios, monasterios y verdes praderas, así como a los tibetanos, que resaltan por sus coloridas ropas, su personalidad humilde y su carácter profundamente religioso.

Petra, Jordania

petra

Una maravillosa ciudad monumental que todo fanático de la historia antigua está obligado a conocer. Esta ciudad mística incluida en el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, es el principal destino turístico de Jordania, y sus edificios, de un característico color rosa natural fueron excavados y esculpidos en la roca por una tribu árabe hace más de dos mil años.

Petra, del griego “piedra” es un lugar único que data desde varios siglos antes de Cristo, y es atrayente por su geología, las ruinas que quedaron por el paso de terremotos y todas sus fachadas minuciosamente trabajadas en la roca del desierto. Sin duda, una joya arquitectónica que merece la pena contemplar de cuerpo presente alguna vez en la vida.

Más ciudades místicas

Otros tesoros arqueológicos que sirven de inspiración a escribir un libro son las antiguas ciudadelas de Teotihuacán y Angkor Wat, ubicadas en México y Camboya, respectivamente.

También llamada “Ciudad de los Dioses”, Teotihuacán fue una poderosa ciudad descubierta por los aztecas que se encuentra en ruinas al norte de México. Sobre este impresionante centro arqueológico no se conoce con exactitud ni su origen, sus habitantes y la razón por la cual fue abandonada.

Sus asombrosos edificios monumentales como la Calzada de los Muertos, templos, palacios y pirámides como la Luna y el Sol -en la que puedes pedir un deseo cuando estés en la cúspide- son considerados puntos energéticos a los que puedes ir a buscar la inspiración que necesitas.

Por su parte, Angkor Wat, capital del antiguo imperio jemer y una de las construcciones arqueológicas más reconocidas de Asia, es un conjunto de templos considerado como el recinto sagrado jamás construido en la historia. Angkor Wat, el monumento religioso más grande del mundo y que lleva el nombre de la antigua ciudad, nos muestra entre sus muros cientos de relieves que narran la historia y las creencias del antiguo imperio. Las ruinas, arropadas por bosques frondosos, hacen de esta maravilla camboyana el espacio ideal para desconectarse de todo.

Si de ciudades místicas se trata, un libro entero podéis armar, por lo que ya solo nos queda mencionar otros lugares mágicos que esconden la esencia de las diferentes culturas y civilizaciones que van dejando huella en todo el mundo:

  • Kyoto, la antigua capital imperial ideal para descubrir lo más tradicional de la cultura japonesa, y Beijing, la capital histórica y cultural china que alberga el misticismo de la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla de China.
  • Chichén Itzá, vestigio de la civilización maya, conocida por anunciar la profecía de la llegada del fin del mundo en 2012.
  • Atenas, en Grecia, y Roma, en Italia, con sus ruinas antiguas que esconden toneladas de historia sobre dioses y los orígenes de la civilización.
  • Santiago de Compostela, en España, cuyo centro histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad, y que atrae a miles de peregrinos y aventureros de todo el mundo cada año.
  • Granada, otra de las ciudades españolas que cuenta con un gran patrimonio cultural e histórico resultante de las diferentes civilizaciones que en ella se han asentado, y que no encontrarás en otras ciudades europeas.
  • París, la cuidad romántica por excelencia, y Buenos Aires, “la París de América del Sur”, ciudades místicas para vivir el amor intensamente.

Son muchos los lugares que tienen un significado especial, pero las ciudades místicas que acabamos ver parecieran haber sido creadas especialmente para darnos esa inspiración que a veces resulta tan necesaria, sobre todo al momento de comenzar a escribir un libro.

Las ciudades místicas te atrapan y te invitan a descubrirlas, si puedes, no desaproveches la oportunidad de conocer las que más te impresionaron en este post. Puedes ir confiado en vivir una experiencia única,  tendrás mil historias por descubrir y te llenarás de energía positiva para poder contarlas.

Por supuesto que no debes olvidar llevar contigo el material para tomar tu apuntes durante el viaje. Otra cosa que resultaría muy útil sería escribir un libro sobre ese mismo que has descubierto y poder integrarlo en tus historias.

¿Te animas a visitar alguno de estos lugares para iniciar tu próximo libro?