Escribir un libro y publicarlo suele ser difícil cuando te lanzas por primera vez y no tienes idea de por dónde empezar. Desde Fussion Editorial te damos 10 consejos sobre cómo escribir un libro, estos “tips” están testados por un gran número de lectores que les ha funcionado:

  1. Arma un proyecto. Para escribir un libro primero tienes que idear o un plan. Piensa bien en la historia que quieres contar y crea un argumento. Tener un objetivo marcado es una buena manera de no desviarte del fin: terminar tu libro y que este sea un éxito.

Elabora un resumen con una descripción amplia de tu historia. Puedes incluir personajes, lugares, escenas… Escribe lo que se te ocurra y reserva todo para cuando puedas volver a necesitarlo.

Si no se te dificulta, define de una vez el principio, el desarrollo y el final, así será más fácil ir agregando poco a poco más elementos a la historia.

  1. Crea un hábito. Escoge un lugar y un tiempo determinado para sentarte a plasmar tus ideas sin interrupciones:
  • Busca un espacio que tenga todo lo que necesites para sentirte cómodo mientras escribes.
  • Establece una hora para dedicarte exclusivamente a la escritura. Decide qué momento del día es el mejor para hacer fluir tus ideas y siempre usa esa hora para escribir. Fijar un horario es una buena manera de ser productivo.
  • Establece un límite de palabras por cada día de escritura e intenta cumplirlo.
  • Procura que en el sitio que destines para escribir no existan ningún tipo distracciones.

Te recomendamos empezar a implementar todo lo anterior desde el momento en el que apenas estás pensando en tu historia, para que empieces con buen pie desde el principio.

  1. Escribe. Una vez que definas a dónde quieres llegar y cómo lo piensas lograr, deja que tus ideas fluyan y no dejes de escribir. Concéntrate en plasmar todo lo que venga a tu mente tan rápido como puedas y no pienses en todas las páginas que te faltan para terminar tu obra, cuando te des cuenta ya tendrás gran parte del trabajo hecho.

Por otro lado, recuerda que aunque escribas demasiado todo podrá ser modificado un tiempo después, así que no te presiones. No eres un artista -todavía- por lo que tu manuscrito no tiene que ser perfecto al primer intento.

  1. Sé natural. Escribe un texto que resulte útil y entendible para tus lectores. Para ello, opta por la claridad y sencillez al escribir. Utilizar un lenguaje complejo puede dejar de transmitir efectivamente tus ideas, así que lo mejor es inclinarse por un estilo natural que refleje lo que en realidad quieres decir.
  2. No dejes de leer. Una buena escritura siempre dependerá de la lectura. Leer es una herramienta extraordinaria para mejorar tu aptitud como escritor porque te proporciona información sobre otras formas de plantear los temas y diferentes estilos de escritura que te inspirarán y motivarán a perfeccionar el tuyo.
  3. Investiga. Siempre es bueno saber sobre lo que se está escribiendo, por lo que apoyarte en alguna documentación no tiene por qué restarle originalidad a tu escrito. Aportar los datos correctos es esencial para escribir sobre cualquier tema.

Si estás redactando una historia con elementos propios de tu imaginación, ésta debe convencer a quienes la leen. Indaga en los detalles y dale la precisión necesaria a cada parte del relato para que tu libro sea fantástico e interesante.

  1. Edita. Cuando hayas avanzado o terminado tu libro, date la oportunidad de releer lo que escribiste y haz una auto edición. No tengas miedo de eliminar aquello que no funcione y realiza los cambios que creas oportunos.

Del mismo modo, puedes agregar elementos que consideras que puedan darle sentido a tu historia. Sorpréndete a ti mismo atreviéndote a cambiar un poco -si es necesario- el rumbo que estableciste en el principio.

Una vez que termines de pulir los detalles, puedes dejar pasar unos días y volver a leer el texto con nuevos ojos. Y nuevamente, no temas volver a reorganizarlo todo.

  1. Date un respiro. Si en algún momento no te sientes capaz de seguir escribiendo, haz una pausa y deja reposar el escrito. No te dejes dominar por esa página que tienes en blanco o la parte de la historia que no logras conectar.

Escribir un libro y darle continuidad a la historia puede volverse complicado algunas veces, por lo que lo mejor es tomarse un descanso y volver más adelante cuando estés más inspirado, así tendrás mayor claridad para seguir o corregir los errores.

  1. Busca opiniones. Pídele a alguien que lea tu libro. Consigue un editor o una persona que podría hacer el papel de lector. Pregunta qué opinión concreta tiene sobre tu escrito: lo que le agradó, lo que no le gustó o si le pareció aburrido.

Toma nota y si no te sientes conforme, busca más opiniones. Todas estas observaciones debes tomarlas en cuenta a la hora de revisar. Dedica el tiempo necesario para mejorar tu libro.

  1. Escribe para dejar tu huella. Escribir un libro es una experiencia que debes disfrutar.  Hazlo porque te gusta, porque crees que tienes el talento o porque consideras que tu historia tiene que ser contada. Lo mejor es evitar guiar tu carrera literaria por otras cosas como el dinero que puedas obtener o los premios que puedas ganar.

Bonus: Conseños sobre cómo escribir un libro

Siempre es bueno tener un apoyo para para cuando llegan esas ideas fuera del lugar que escogiste para escribir. Lleva contigo un cuaderno para cuando la inspiración llegue sin avisar a tu mente.  

Asegúrate de que la idea que desarrolles para escribir un libro no haya sido introducida por otra persona, así tu obra no parecerá un plagio de la historia de otro autor. Mucho menos intentes disfrazar lo anteriormente escrito por alguien más, podrían descubrirte y te meterás en serios problemas.

No te extiendas, un libro que todos quieran leer por lo general debe tener entre 200 y 250 páginas. Y resulta muy bien si es la extensión que le das a tu primer ejemplar.

Y por último… ¡No te rindas! Ten en cuenta que escribir un libro puede llevar semanas, meses y hasta años. Puedes estar seguro que constancia y disciplina irás trazando el camino y finalmente lo lograrás.

Ahora que ya sabes cómo hacer para escribir un libro ponle manos a la obra y anímate a contar tus propias historias. 

¡Tu escribe que nosotros nos encargamos de editarlo! 😉